XXVII Semana ciudadana de la Federación de València

Este año, la Federación de AA.VV. de València celebra su XXVI Semana Ciudadana con un lema que refleja con mucho acierto la situación en estos tiempos que corremos: ”Voces vecinales construyen la ciudad del siglo XXI”, una voz que es la articulación de lo que en muchas sedes ciudadanas se dialoga, se consensúa, se trabaja por un objetivo fundamental, EL BIEN COMÚN. Es lo que durante más de 40 años el movimiento vecinal estamos haciendo en cada barrio, pueblo, ciudad, en bien de las personas que allí habitan.

Se nos dirigen ahora con palabras que duelen y que son fruto de una reflexión interna y por supuesto externa, se nos dirigen con calificativos como ”movimiento trasnochado, reminiscencia del pasado, caducos…” buffff… Quizá tengamos que reorganizarnos o proponer la necesidad de plantear una evolución del movimiento vecinal para ponernos a punto, y sobre todo, exigir el respeto a tantos y tantas mujeres y hombres que se han dejado la piel en la lucha ciudadana. Por ello, frente a esos calificativos no toca más que volver a alzar la voz.

Una voz que denuncia, una voz que dialoga, una voz que da la voz a los que no la tienen, una voz que a más de uno le chirría en los oídos cuando hasta hace nada estaba en la pancarta y ahora… ahora son otros tiempos y está en otras obligaciones.

Nuevos tiempos en los que no se puede olvidar el trabajo y esfuerzo de las asociaciones vecinales aunque no debemos plantear que somos el ombligo del mundo, ni lo fuimos, ni queremos serlo.

Ahora bien, poner otra vez la mejilla cuando todo debería ser más fácil, más próximo, más auténtico nos lleva a que tengamos que alzar la voz y exigir ser escuchados y tenidos en cuenta. La voz en los tiempos donde no había libertad de expresión y a través de las asociaciones de cabezas de familia se trabajaba por los pilares de los valores democráticos: libertad, igualdad, etc.

La voz en los primeros pasos de la democracia, saliendo a la calle a luchar contra la droga, por la vivienda digna, por la educación, la sanidad pública, etc.

La voz reclamando barrios habitables con dotaciones, con una calidad de vida que incluyera equipamientos, servicios y con una especial labor en la defensa de la cultura y tradiciones de muchos rincones de toda España.

La voz en muchos casos casi ronca de tanto gritar durante tantos años de gobiernos conservadores, exigiendo justicia en temas como el accidente del Metro, contra la subestación, el traslado del Consuelo, el nuevo campo de futbol, sillas y mesas de las terrazas, una movilidad sostenible, el Cabanyal, las tasas eléctricas, el EMTRE… tantas y tantas cosas, ronquera que se ha hecho más aguda gritando contra la corrupción.

A esa voz reivindicativa gobierne quien gobierne: propuestas, proyectos, ideas, que han hecho que esta ciudad sea como es en parte debido a esa voz, a ese esfuerzo, a esos hombres y mujeres que han estado y están en ese movimiento ciudadano de cada pueblo y cada ciudad…

A ell@s gracias por vuestro trabajo, esfuerzo y dedicación. Y a quienes nos llaman caducos,… “que se lo hagan mirar” porque se han saltado el capítulo de los últimos 40 años de la historia de España.

 

Federación de AA.VV. de València

Etiquetes:

 

Sobre l'autor