Tejido social e irresponsabilidad institucional

Opinión de Juan Antonio Caballero en Levante-EMV el 12 de marzo de 2017.

movimiento-vecinal

 

Discrepamos del enfoque que se está haciendo del fomento de la participación vecinal desde la Conselleria de Transparencia por la intención de dividir y disgregar al movimiento vecinal, por la creencia religiosa de que somos el pasado y no tenemos futuro (lo mismo que nos decían hace cuarenta años y ahí estamos) y por trabajar objetivamente contra la construcción del tejido social valenciano.

Que nuestra sociedad es compleja nadie lo discute. Que la ciudadanía tiene reconocidos unos derechos y obligaciones tampoco. La legislación protege el derecho de agruparse para defender sus derechos y reivindicaciones y las instituciones tienen la obligación de fomentar la participación ciudadana€ según. Porque en este sentido se muestran selectivas por razones de pobreza ideológica, políticas, de cobertura constitucional y reglamentaria, de inquina o vete tú a saber.

El caso más espectacular de discriminación extraña es el de CAVE-COVA, la organización autonómica del movimiento vecinal en la Comunitat Valenciana. Está formada por 18 federaciones locales y unas cincuenta asociaciones individualizadas en total unas 350-400 asociaciones vecinales. En socios rondará por encima de los 100.000. Se trata de una organización entre cuyos fines está la de representar al conjunto de las entidades vecinales ante las instituciones autonómicas. No es una entidad más, es una entidad representativa que encauza la participación de las asociaciones vecinales en la Comunitat Valenciana en un modelo democrático, deliberativo y representativo. Su financiación proviene de las cuotas de su socios, de las ayudas institucionales y de donaciones personales. Respecto a las primeras, cada socio abona de media una cuota de 10 euros por año, pero esa cuota no llega a la Confederación pues la mayor parte se queda en la propia asociación o en la federación correspondiente, con cifras esto significa que solo el 0,3 % de la cuota que paga un socio llega a la Confederación, lo que significa que como mucho se pueden recoger unos 3000 euros anuales.

Teniendo en cuenta que los servicios que presta la Confederación de asesoramiento a sus federaciones y asociaciones no se cobran, que no hay liberados, que un administrativo con media jornada supone un gasto en torno a los 10.000 euros, más otros gastos como telefonía, internet€ (los viajes nos los solemos pagar nosotros) y que todas las horas que le echamos son gratuitas (somos voluntarios fuera de la ley de voluntariado, ¡otra más!) no hace falta ser un genio para entender que si una institución quiere tener un interlocutor vecinal adecuado hace falta una ayuda directa a su estructura autonómica para precisamente poder consolidar un cauce de participación histórico, generalista, territorial y con una gran proyección.

Pues es esta la cuestión, que desde la Consellería de Transparencia y la Dirección General de Participación no se ve. Así no que quieren ni oír hablar una ayuda directa a CAVE-COVA (pero firman un convenio de ayuda directa con la Unió de Periodistes), mezclan lo local con lo autonómico ignorando que las asociaciones locales ya están financiadas por sus ayuntamientos. En su orden de subvenciones mezclan las organizaciones de ámbito local (como hacía el PP), que tienen ayudas de los ayuntamientos, con las de ámbito autonómico que no las tienen, en fin una mezcla heterogénea con objetivos diversos que debería ser tratada de forma sectorial con modelos participativos diferentes y sin este batiburrillo que sólo beneficia a quien quiere una participación de pandereta y no real. En lo que a nosotros respecta no se reconoce el carácter representativo de nuestra organización.

Pero hay otro elemento más grave: ¿de qué se tienen que ocupar la Generalitat, de lo local o de lo autonómico? Su responsabilidad de hacer país, ¿le lleva a lo local o lo autonómico? ¿Debe prestar ayuda a las organizaciones de ámbito autonómico o no? La respuesta a estas cuestiones ha sido testada con diferentes grupos parlamentarios, con la Presidencia de la Generalitat y con otras entidades. La respuesta siempre ha sido la misma: la Generalitat debe apoyar prioritariamente a las organizaciones de ámbito autonómico y dejarse de intervenir, en nuestro caso, disgregando al movimiento vecinal apostando claramente por su organización autonómica o sea CAVE-COVA, y reconociendo su papel como cauce de participación vecinal. No hay otra organización. Todos coinciden, con la extraña excepción de la Conselleria de Transparencia y su Dirección General de Participación. Por cierto, el prestigio del movimiento vecinal valenciano le ha llevado a la presidencia de la Confederación Estatal, se cumple aquello de no ser profetas en nuestra tierra.

Para ser justos, Patrimonio nos ha cedido un local en la calle Mare Vella 15, de Valencia, un tercer piso sin ascensor, hecho unos zorros, con goteras y abandonado hace cinco años, parece que impulsado sólo por una parte de la conselleria (seguro que no empujó el conseller), del que tendremos que pagar el IBI y demás gastos.

En resumen, discrepamos del enfoque que se está haciendo del fomento de la participación vecinal desde la Conselleria de Transparencia y de la Dirección General de Participación por el desprecio que sufre nuestra organización, por la intención de dividir y disgregar al movimiento vecinal, por la creencia religiosa de que somos el pasado y no tenemos futuro (lo mismo que nos decían hace cuarenta años y ahí estamos) y por trabajar objetivamente contra la construcción del tejido social valenciano.

Y finalmente, sobre el movimiento vecinal, recordaré que hemos sobrevivido al franquismo, a los diferentes gobiernos de la Generalitat, a los que decían que no hacíamos falta€ y lo seguiremos pese a la pobreza política de algunos responsables actuales. Así que pronto empezaremos una campaña con los sindicatos y organizaciones de consumidores bajo el lena «Por el control y gestión de la energía eléctrica en España». Esperamos que la ciudadanía nos apoye. Nos vemos.

Juan Antonio Caballero

Presidente de CAVECOVA

Enlace al artículo en Levante-EMV

Etiquetes:

 

Sobre l'autor