Preocupación por la educación y por la brecha digital

En la Junta Directiva de la CAVE-COVA celebrada (como no podía ser de otra manera) a través de videoconferencia, el pasado 28 de abril, surgieron muchos temas a tratar, sobre todo del ámbito social y del papel que hemos de jugar las Asociaciones Vecinales en el proceso que va a iniciarse, cuando volvamos a esa normalidad fuera de lo normal.

Durante el confinamiento, las AAVV se han reinventado en muchos casos, y se han arremangado para seguir trabajando, cada día, por mantener la cercanía con las gentes de sus barrios: haciendo mascarillas solidarias, ofreciendo información fiable a través de sus redes sociales, buscando fórmulas para repartir comida entre quienes más lo necesitan, o haciendo la compra a las personas que por su especial vulnerabilidad ante el COVID-19, no podían salir de casa.

Ahora toca volver a repensar cuál va ser nuestro lugar, en esta “nueva” realidad y cómo hemos de seguir haciendo ese trabajo de denuncia, de reivindicación constante, de dar voz a quienes menos se les oye y reclamar todo aquello que consideremos susceptible de mejora.

Uno de los temas que nos preocupa y por el que queremos llamar la atención a la ciudadanía resultado del debate realizado en la pasada reunión virtual es la educación y su relación con las nuevas tecnologías, pues, a pesar de que ya hace muchos años se viene hablando de ellas y de la adaptación que la escuela debía hacer, el proceso ha sido muy lento y este estado de alarma ha dejado en evidencia que, aún con el esfuerzo que se ha hecho, queda mucho camino por recorrer para que toda la comunidad educativa (profesorado, alumnado, familias y el propio sistema) esté preparada para poder asumir el reto, sin generar más desigualdades ni dejarse a nadie por el camino.

Además queda mucha pedagogía que hacer, mucha tecnología que aplicar y un largo recorrido por delante, que se podrá constatar en el periodo de matriculación próximo, que se hará de manera electrónica, y que, a pesar de que la administración educativa dice que habilitará puntos de atención para aquellas personas que no dispongan de los medios tecnológicos para hacer el trámite como se propone, creemos que va a dar más de un quebradero de cabeza a las familias (sobre todo a las que disponen de menos recursos) para poder solicitar su documentación electrónica con la antelación suficiente, para entrar en los plazos estipulados, teniendo en cuenta las dificultades añadidas de la situación de confinamiento actual.  Sería necesario tener en cuenta esta consideración y preparar alternativas que mitiguen cualquier dificultad que presenten las familias.

 

Valencia 29 de abril de 2020

 

 

Sobre l'autor