Lo que tenemos que aguantar

Opinió de María José Navarro publicada en elperiodic.com – 09/04/2019

A estas alturas ya me siento hastiada de escuchar debates estériles, de leer titulares controvertidos, de las cifras interesadas de los sondeos, y de todo lo que conlleva una campaña electoral, y lo peor va a ser que este año, con dos procesos seguidos, en abril las estatales y en la Comunidad Valenciana las autonómicas y en mayo las municipales y europeas, se va a convertir en uno de los periodos electorales más largos que se hayan dado en nuestro país, poniendo a prueba la templanza y las entendederas de los y las electoras.

Porque mucha templanza hay que tener para ver cómo ciertos partidos se suben al carro del retroceso, que uno de ellos conduce con artimañas vergonzantes y mentiras bochornosas, y se vuelve a plantear el servicio militar obligatorio (por gente que se declaró insumisa en su momento) y se habla de temas cerrados socialmente como el aborto, explicándonos a las mujeres lo que tenemos que sentir y qué decisiones hemos de tomar, los matrimonios gay, queriendo “sanar” a las personas homosexuales o cuestionando la ley contra la violencia de género…

Pero mucho más miedo dan esas propuestas que van saliendo de la boca de estos iluminados cuando se atreven, sin pizca de pudor, a decir que van a reforzar la concertación de las escuelas privadas (como si no estuvieran ya bastante “reforzadas” con las cuotas ilegales que pagan las familias), con lo que ello supondría de desigualdades y de mayor segregación, que es, en definitiva lo que buscan: precarizar al máximo la pública para que la ciudadanía demande más escuelas privadas… La misma estrategia que se utiliza en sanidad, y que ya sabemos que acabamos teniendo que rescatar a los hospitales privados con dinero de todas y todos.

Y como cada día han de sacar un debate nuevo, a ver quién crea más polémica y vende más horas de televisión, siguen utilizando discursos tan manidos como el del adoctrinamiento en las escuelas y se vanaglorian de la persecución que se va a hacer de ello… ¿Ahora vamos a ponernos a perseguir maestros y maestras? ¿Van a irrumpir en las aulas los inspectores educativos con las gafas especiales de buscar adoctrinadores? ¿Bajo qué criterios? ¿Dónde queda eso de la libertad de cátedra? ¿También se investigará a los docentes de los centros concertados de titularidad de la Iglesia?… No sé, por hacerme una idea…

Y ni hablemos de legitimar la eutanasia, que entonces salen las hordas ultra católicas a defender el derecho al sufrimiento extremo, hasta que la parca tenga a bien venir a buscarnos…

Es increíble el grado de hipocresía que llega a tener esta gente, porque cuando les toca en propia piel, bien que encuentran la fórmula para irse a abortar, o a buscar una muerte digna a otro país que contemple estas posibilidades. Esto me lleva a pensar que estos políticos que ahora hablan de una asignatura obligatoria sobre la Constitución, se saltaron la clase en que se trabajó aquello del bien común, y no tienen ni idea de qué significa ni cómo acometerlo…

En fin, que esta campaña electoral, que lleva en marcha desde la moción de censura presentada hace casi un año por los socialistas (debida a los innumerables y flagrantes casos de corrupción que afectaban directamente al gobierno de Mariano Rajoy, no lo olvidemos) sigue por unos derroteros de desgaste, hediondez y tirantez que a las mortales comunes nos resulta sumamente desagradable… y lo que nos queda…

https://www.elperiodic.com/opinion/picos-pardos/tenemos-aguantar_6889

 

Sobre l'autor