La fuerza de las mujeres gitanas

Opinión de María José Navarro, publicada en elperiodic.com – el 14 de octubre de 2018

AMANECER. Así se llama la nueva Asociación de Mujeres Gitanas presentada a la sociedad, hace tan solo algunos días, en Burjassot.

Y me parece sumamente acertado el nombre, ya que no hay nada más intenso que un amanecer, como el de estas mujeres dispuestas a plantar cara a la sociedad machista y sectaria en la que nos encontramos, pero además, con fuerza. Con tanta fuerza como el sol que asoma por el horizonte cada día.

Tienen una ardua tarea y muchos frentes abiertos, que han de abordar desde la perspectiva de la Igualdad, del Feminismo gitano, del Activismo. Y tienen que hacerlo dentro y fuera, ya que van a tener que trabajar con los suyos, para formarles como ciudadanos y ciudadanas críticas y reivindicativas; y fuera, lanzando esa imagen de fortaleza que vi en el acto de presentación y que dice mucho de estas mujeres valientes.

Han de hablar de Educación, pues si los índices de abandono prematuro del sistema educativo en nuestro país ya son altos en cifras globales, con un 19’4% de personas que no acaban sus estudios (la media europea se sitúa en un 14’9%), los datos de la población gitana que salen prematuramente del sistema son de un 63’4%, algo verdaderamente insostenible, alejado años luz de ese 10% que marca la Estrategia Europea para el 2020.

También de Vivienda, pues, aunque en nuestro país se ha avanzado mucho en lo que se refiere a la dotación de viviendas para la población gitana, todavía existe un 2’17% de chabolismo, lo que supone más de 2200 hogares, y un 8’66% de viviendas que no cumplen las condiciones mínimas de habitabilidad, con más de 9000 familias radicadas en infraviviendas.

El Empleo también es uno de los puntos que se deberán abordar de inmediato, teniendo en cuenta que los índices de desempleo también son sustancialmente más altos entre las personas de etnia gitana, alcanzando un 36’4%, frente al 20’9% del conjunto de la población. Esta elevada tasa de desempleo va íntimamente ligada a los datos de educación, ya que 6 de cada 10 personas gitanas mayores de 16 años son analfabetas, lo que dificulta considerablemente sus posibilidades de empleabilidad.

Y la Salud, pues como sus condiciones de vida no son las adecuadas en muchos casos, la salud de la comunidad gitana tampoco es buena, debido a una inadecuada alimentación, una falta de actividad física y algunos otros factores que van unidos a la precariedad.

Todo ello sin olvidarnos de la Igualdad, tema complicado que también tendrán que trabajar y mucho… Dentro de su comunidad, por supuesto, para hacer entender a su pueblo que las mujeres tienen mucho que decir y que aportar, pues ellas son las que se ocupan de atender a la familia y mantener en condiciones de dignidad sus espacios vitales, por lo que es necesario que se sientan empoderadas para poder ir creciendo y desarrollándose como personas en igualdad de condiciones y que se sientan respetadas en sus derechos más básicos… Pero fuera también van a tener que luchar mucho, pues ellas sufren una doble discriminación, teniéndose que enfrentar al patriarcado (que en el pueblo gitano es mucho más invisibilizante y dominador) y al antigitanismo, que contribuye a la segregación, estigmatización y mayor vulnerabilidad de estas personas. Personas que, debemos recordar, viven entre nosotras desde hace más de quinientos años, sufriendo hostilidades y rechazo, sin que hayamos conseguido esa inclusión que sería deseable.

No va a ser fácil el trabajo de esta asociación, pero tienen (todas tenemos) la responsabilidad de dar visibilidad a las mujeres gitanas, y ya que solo a través de conocimiento, reconocimiento y respeto de ambas culturas y sus costumbres, llegaremos a ese punto en el que no tendrán cabida más discriminaciones, violencias y estereotipos manidos.

https://www.elperiodic.com/opinion/picos-pardos/6689_fuerza-mujeres-gitanas.html

 

Sobre l'autor