La Agenda 2030 analizada en Alacant

La Confederación de Asociaciones Vecinales de la Comunidad Valenciana, CAVE-COVA, ha celebrado este fin de semana en Alicante, una jornada sobre ciudades sostenibles en la que se ha concluido en la necesidad de convertir a las asociaciones vecinales en agentes de vigilancia sobre el cumplimiento de la objetivos de desarrollo de la Agenda 2030 de la ONU, en el ámbito local.

 

Las asociaciones vecinales vigilarán el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030. Esta es una de las conclusiones alcanzadas en la jornada organizada por CAVE-COVA este fin de semana en Alacant. La retahíla de problemáticas que los diferentes representantes de las asociaciones vecinales, de toda la Comunidad Valenciana, han expuesto en materia de movilidad, sanidad o enseñanza, tienen un denominador común: las soluciones son medidas contra la pobreza, la contaminación o la desigualdad, entre otros, y a favor del bienestar, la salud o la sostenibilidad, que encajan con los objetivos de crecimiento de la Agenda 2030 aprobados por el Alto Comisionado de la ONU.

Por este motivo “deben establecerse líneas estratégicas con una visión global de crecimiento de nuestras ciudades, que no se puedan cambiar cada cuatro años” ha reivindicado el presidente de CAVE-COVA, Juan Antonio Caballero, quien ha explicado que “las asociaciones vecinales debemos evidenciar las salidas de tono de ciertas políticas y abogar por el crecimiento sostenible basado en la cohesión social y en la participación”.

El vicepresidente de la entidad, Manuel Lubary, ha incidido en la necesidad de involucrar a la ciudadanía en aspectos de desarrollo sostenible para defender la calidad de vida de todos los vecinos y vecinas, exigiendo más normativa en materia de transición ecológica en el ámbito local.

Respecto a la movilidad, el representante de CAVE-COVA, Xavier Garcia, ha analizado la movilidad en las grandes zonas de la Comunidad Valenciana con ejemplos concretos del área metropolitana de Alicante, en la que encontramos “desafíos importantes que precisan de soluciones urgentes”, como mejores conexiones de transporte público entre la ciudad y el aeropuerto, con la Universidad, y entre las ciudades cercanas. “Sabemos donde se realizan el gran número de desplazamientos diarios en coche y debemos exigir soluciones en materia de movilidad”.

En la misma línea, se han expresado los representantes de la Plataforma de Afectados del Puerto de Alicante, Manuel Alcón y José Santamaría, reivindicando la sostenibilidad y mejora de la calidad de vida vecinal frente a las decisiones de la Autoridad Portuaria “como la afectación de 1.000 metros en el barranco de las Ovejas frente a la declaración de zona protegida marítimo terrestre” o también frente al proyecto de “un depósito de 730 mil toneladas de diesel y gasolina en nuestra ciudad”. Así las cosas, los representantes han anunciado que insistirán en el cumplimiento de la Agenda 2030 en Alicante desde la acción ecologista, Democracia en verde.

Etiquetes:

 

Sobre l'autor