Injusta financiación

La Confederación de asociaciones vecinales de la Comunidad Valenciana (CAVE- COVA) considera un agravio comparativo la concesión de ayudas nominativas únicamente a ciertas entidades bajo el argumento de querer romper la “red clientelar del PP”, ahogando económicamente a organizaciones como CAVE-COVA con una subvención que no cubre las necesidades básicas, en concurrencia competitiva por proyectos. CAVE-COVA cierra su sede en Valencia.

sede-cavecova

Entrevista en levante TV

COMUNICADO:
Una de las señas de identidad de CAVE-COVA ha sido siempre su independencia a la hora de tomar posición sobre cualquier asunto que afecte a los vecinos y vecinas de nuestros barrios; cualquiera que haya seguido la trayectoria de nuestra organización reconocerá este hecho. Por ello resulta sorprendente y indignante las reiteradas declaraciones realizadas desde la Conselleria de Transparencia y Participación en el sentido de que se han anulado todas las ayudas nominativas para evitar el clientelismo de otras épocas, y ante las continuas alusiones a nuestra entidad para remarcar que la voluntad de la nueva Administración es “romper con la antigua red clientelar del PP”, la Confederación de Asociaciones Vecinales y de Consumidores de la Comunidad Valenciana (CAVECOVA) no puede sino lamentar y rechazar dichas insinuaciones que tienen como claro objetivo poner en duda la independencia de nuestra Organización. Resulta, cuanto menos, curioso que, en la primera etapa de gobierno del PP en la Generalitat se utilizaran los mismos argumentos que ahora se hacen. Afortunadamente y tras muchas confrontaciones el PP cambió de posición y aceptó lo que CAVECOVA es.

Nuestra entidad, cuya razón de ser es ofrecer apoyo y asesoramiento global a las entidades vecinales de la Comunidad Valenciana, trabajar por la vertebración del Movimiento Vecinal Valenciano y desarrollar proyectos de acción social y solidarios, es, por definición y por exigencia de sus Estatutos, totalmente independiente de cualquier poder político o económico pasado, presente o futuro, y no se ha vendido ni se vende ni se venderá nunca por una subvención. Ya hemos sobrevivido en el pasado, a pesar de los intentos de crear “confederaciones paralelas” y de las trabas que nos ponían aquellos que, supuestamente, eran nuestros “patrones” anteriormente, y lo volveremos a hacer, si esa es la voluntad de las entidades vecinales que forman la Confederación.

No sería digno ni entendible en una entidad que defiende su independencia como uno de sus valores principales que ésta realizara una campaña activa a favor o en contra de una determinada opción política. No es ese nuestro cometido: nosotros nos dedicamos desde hace veinte años a ofrecer servicios que demandan las entidades vecinales y a desarrollar acciones y proyectos de Participación, de Movilidad, de Igualdad, de Integración… y proyectos solidarios de atención a personas en riesgo de exclusión social y a familias que no tienen asegurada su subsistencia diaria, familias que ahora tendrán que volver a solicitar el auxilio de los Servicios Sociales que, en muchos casos, nos las derivan por estar desbordados.

Lo que observamos es una obsesión por suponer que las ayudas a las organizaciones tienen un contenido maligno, como si no fuese un derecho que los ciudadanos y ciudadanas tienen para su auto-organización creando tejido social y asociativo. Conviene recordar que en el movimiento vecinal, por tanto en CAVE-COVA no hay personas “liberadas”, no hay “sobres” bajo mano para los componentes de nuestra Junta Directiva. Nuestro personal es mínimo. Trabajamos sólo con un administrativo contratado a media jornada y contamos con el asesoramiento de algunos profesionales externos que, desinteresadamente, nos facturan sólo una fracción de su trabajo real. Todos los servicios y proyectos se desarrollan desde siempre con unos recursos financieros muy escasos, pero contando con la inestimable ayuda de decenas de personas voluntarias y de muchas personas que, desinteresadamente, colaboración la Confederación. Esa es nuestra fuerza.

No hemos hecho nunca campaña a favor o en contra de ninguna opción política, pero si hemos hecho y haremos todavía muchas campañas en contra de cualquier iniciativa política que, en opinión de nuestros asociados y asociadas (entre los/las cuales se da una gran pluralidad), atente contra las libertades democráticas o contra los intereses de la ciudadanía, sea en el ámbito de los barrios, de los pueblos, de las ciudades o en el ámbito autonómico.

Lo que sí es justo manifestar es que, a pesar de la evidente diferencia de criterios, a pesar de las numerosas diferencias de opinión, nuestra relación con el equipo de gobierno anterior siempre se ha basado en el recíproco respeto institucional y jamás se ha recurrido a la ofensa como argumentación.

Lamentamos la pobreza de contenidos de los enunciados de lo que parece pensar la Consellería que es participar, sobre todo proponiendo para el “nuevo régimen” soluciones superadas por la historia y que nos retrotraen a tiempos anteriores bajo la pátina de lo que se dice es nuevo y no lo es. Convendría que la nueva clase gobernante, que parece han vivido en otro país, examinaran la hemeroteca para saber de qué hablamos. Probablemente con una ley específica de asociacionismo vecinal, reivindicación histórica nuestro movimiento, que reconociera su papel en la construcción democrática de nuestra sociedad se zanjaría de forma acertada el trato a las asociaciones vecinales; ésta sería la prueba de la voluntad participativa del nuevo gobierno, lo contrario es más de lo mismo.

Entrevista en levante TV

Etiquetes:

 

Sobre l'autor