Historia de una reivindicación

Opinión de María José Navarro, publicada en elperiodic.com,– 19/03/2018

Hace tan solo unos días el Parque Lineal, ese tan deseado y peleado por las y los vecinos de Benimàmet, ha quedado abierto al público una vez finalizadas las obras, por lo que estamos de enhorabuena.

Una “enhorabuena” escrita con letras mayúsculas, ya que este logro es el punto final de una reivindicación histórica del movimiento vecinal.

Primero fue la seguridad en el recorrido del “trenet”… un trazado que no contaba con ninguna medida de protección y que con el paso del tiempo, y del incremento del tráfico de vehículos y de personas en Benimàmet, se hacía cada vez más peligroso. En febrero de 1981 muere un anciano atropellado por el tren en Canterería, comenzando las protestas vecinales. Más tarde, en el 83, se suceden otros accidentes: el atropello de un niño de 10 años y la colisión con el autobús de línea, aunque este último sin víctimas mortales. Se intensifican las acciones, consiguiendo que a finales de ese año se instalen unas barreras, aunque tampoco son demasiado efectivas y en enero de 1984, un autobús queda atrapado entre ellas…

Puesto que las medidas que se iban adoptando en cuanto a la seguridad no resultaban eficaces, se comenzó a pedir el soterramiento de las vías, presentando ese mismo año (1984) un informe, argumentando la necesidad del mismo. Se suceden varios años teniendo que soportar las incomodidades y los peligros propios de los pasos a nivel, hasta que en febrero de 1992 volvemos a encontrarnos con un autobús entre las barreras lo que provoca que, unos meses más tarde, se convoque una manifestación para reclamar ese paso de peatones prometido y que no llegaba. En enero de 1997, se envía otro informe al Ayuntamiento de València y a la Conselleria de Obras Públicas, sobre los problemas que generan los pasos a nivel en nuestra pedanía, y se consigue un compromiso para hacer un estudio sobre la viabilidad del proyecto, que llega a finales de ese año, aunque con la condición de que el ayuntamiento debe hacer frente a una parte del coste del soterramiento… lo que se traduce en más años de escritos, informes, reclamaciones, concentraciones, manifestaciones, prensa…

Cambiamos de siglo, y en enero de 2005, se firma el convenio para el soterramiento de las vías, exponiendo públicamente un proyecto parcial que no incluye la estación de Carolinas, por lo que se presentan alegaciones, que son refrendadas por la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento, que exige una prolongación del proyecto. Finalmente, y después de más reuniones y visitas, en la primavera del 2011, concluye la fase del soterramiento de las vías, con la promesa de la alcaldesa de València de construir un gran jardín en la cicatriz de esa gran operación realizada.

La historia de los últimos siete años del proyecto del Parque Lineal está en la mente de todas y todos, proyectos que no incluyen el ajardinamiento prometido, proyectos que solo tienen trazos negros de asfalto, proyectos que no disponen de la financiación necesaria, proyectos inadecuados que no contemplan cuestiones fundamentales, reuniones, prensa, concentraciones, recogida de firmas, reclamaciones, asambleas vecinales, manifestaciones… meses y meses de trabajo que se acaban de traducir en un gran éxito de la ciudadanía y una gran mejora para Benimàmet, haciéndose realidad ese pulmón verde que une, que aglutina, que hace barrio…

Muchas son las personas comprometidas que, gracias a su perseverancia, han hecho posible que esto sea una realidad y muchas también las que han creído en eso del bien común y del esfuerzo compartido. Mi agradecimiento a todas ellas.

http://www.elperiodic.com/opinion/picos-pardos/6421_historia-reivindicaci%C3%B3n.html

 

Sobre l'autor