25/05/2015 / CAVE COVA / VALENCIA / – CABANYAL: EL DÍA DESPUÉS DE LA RESISTENCIA

maribeldomenech(11)

Desde la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar queremos manifestar nuestra satisfacción por lo que significan estos resultados electorales, que harán posible que el sueño por el que hemos estado luchando desde que en 1988 se aprobó el PGOU y el planeamiento de nuestro barrio quedó pendiente de optar entre realizar la prolongación de la Avda. Blasco Ibáñez a su través, o proteger y conservar su Conjunto Histórico Protegido, ha quedado definitivamente zanjado con el resultado de estas elecciones y un gobierno municipal de coalición encabezado por Joan Ribó. En la próxima legislatura 23 de los 33 concejales que conformarán en nuevo hemiciclo municipal ya se comprometieron con nosotros antes de las elecciones con la firma de un documento de consenso por la defensa de sus valores patrimoniales y de sus vecinos. No era un pacto de seis partidos políticos contra Rita, era una apuesta por el futuro del Cabanyal que a todos ellos agradecemos, que ahora podrán hacer realidad y que estamos seguros que todos ellos cumplirán, desde el gobierno municipal o desde la oposición.

Nuestra satisfacción es mayor cuando comprobamos que en los Poblados Marítimos, un 72,5 % de los vecinos ha votado por los partidos que firmaron el citado documento y que tan solo un 20,91 % ha optado por el partido que se ha empeñado en seguir llevando en su programa electoral, la ilegalidad que supone la prolongación de la Avda. Blasco Ibáñez.

Somos conscientes de que se abre toda una dura tarea por delante, en la que habrá que abordar, no solo la rehabilitación de su patrimonio arquitectónico y la revitalización de su comercio de proximidad, sino también lo que será posiblemente más complejo, su regeneración social, cuestión esta que nos parece prioritaria. También habrá que sellar muchas heridas abiertas entre los vecinos y para ello la búsqueda del consenso será la mejor herramienta.

Los vecinos del Cabanyal, en su totalidad, tienen que volver a sentirse orgullosos del entorno en el que viven y para ello será necesaria la puesta en marcha de mecanismos de participación ciudadana que les permitan implicarse en la toma de decisiones, desde el primer momento del proceso y no con una mera consulta cuando ya todo esté decidido en los despachos. Tenemos que sentir que es una nueva forma de entender la política la que ha ganado en estas elecciones. No se trata solo de gobernar para los vecinos, sino con los vecinos.

Durante estos últimos años algunos vecinos, tal vez demasiados, han llegado a la conclusión de que ante la falta de otras expectativas, había que apoyar a quien desde el gobierno municipal les ofrecía una posibilidad de terminar con la degradación de se extendía años y años, delante de sus casas, aunque eso conllevara la desaparición física del entorno que les vio nacer. Desde la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar nunca hemos compartido esa forma de resolver los problemas, que en muchos casos ha ido creando la gestión del propio Ayuntamiento, utilizando la degradación inducida y consentida, como un pretexto para despreciar y destruir su valor patrimonial, que siempre ha percibido como un obstáculo para llevar adelante sus planes especuladores y gentrificadores. Desde un principio hemos defendido que la defensa de los intereses particulares de los vecinos, la regeneración del espacio público y la revitalización económica, iban unidos a la protección y conservación del valor patrimonial del Cabanyal, y el paso del tiempo nos ha ido dando la razón. Esa seguirá siendo nuestra tarea durante los próximos años, con mayor nivel de exigencia si cabe.

Lamentamos que una fuerza como EU, que tanto ha trabajado a nuestro lado desde el primer momento por conseguir el éxito que representa el día después de estas elecciones, no se haya visto debidamente recompensada en los resultados.

La guerra contra la destrucción del Cabanyal ya la habíamos ganado los vecinos y vecinas con nuestra resistencia, ahora tendrá que ser la nueva corporación, buscando el consenso y contando con la participación ciudadana, la que haga posible que se abra un futuro de progreso y felicidad para esta parte tan importante de la ciudad de Valencia.

 

Sobre l'autor