16/02/2016 / CAVE COVA / VALENCIA / – ¿Fibrocemento? No, gracias Por María José Navarro

¿Fibrocemento? No, gracias

14502201-384c-434e-afc2-f67501835750

elperiodic.com – 16/02/2016

Esta Conselleria de Educación tiene una inmensa tarea por delante, no solo en lo referido a la construcción de nuevos centros escolares, sino en la adecuación de los ya existentes, pues muchos necesitan de mejoras integrales, para que su uso sea lo más confortable posible, pues ya sabemos que entre CIEGSAS, barracones, despilfarros y corruptelas andaba el juego de los anteriores responsables políticos de nuestra Comunidad, y no les quedó ni tiempo, ni dinero, para la mejora de las infraestructuras escolares.

A esto se debe sumar otra problemática de muchos centros, aunque ésta es invisible y, sin embargo, mucho más peligrosa. Me estoy refiriendo al fibrocemento, y más concretamente al fibrocemento reforzado con amianto, que se estuvo utilizando en construcción hasta la década de los 90 del pasado siglo, y que se dejó de utilizar debido a que se demostró que era potencialmente peligroso para la salud, y por ello, las administraciones públicas regularon su uso. Muchas de las personas que trabajaron con este material, incluso familiares cercanos a ellas, contrajeron graves enfermedades pulmonares debido a la exposición con el polvo del amianto.

Uno de los primeros centros educativos de nuestra provincia que denunció la presencia de amianto en sus instalaciones y que su AMPA peleó por su eliminación durante meses, hasta que consiguió liberarse de ello, fue el IES Sivera Font de Canals. En este caso tenían el peligroso material en los zócalos de todo el centro y la primera respuesta que encontraron fue la negación del problema y cuando consiguieron demostrarlo, haciendo incluso mediciones para comprobar si había partículas en suspensión en el ambiente, que las había, se encontraron con el intento de infravalorar la peligrosidad del mismo.

Después, otros muchos se sumaron a la lucha contra ese producto que, a pesar de que hace años está prohibida su utilización, sigue presente en muchos edificios construidos antes de los 90. Solo en la provincia de Valencia, la Conselleria tiene registrados 63 colegios e institutos públicos afectados por el fibrocemento, que deberá ir eliminando cuanto antes, ya que como se ha dicho, la exposición a este material es sumamente peligrosa. Algunos de ellos ya están en proceso de resolver su problema, otros en fase de licitación, pero aún son demasiados los que van a tener que esperar a que haya un presupuesto para que se pueda acometer la obra que elimine este material de sus paredes y techos. Sin contar con que hay otros centros que no están registrados en el listado que trabaja la Conselleria, y que es más que posible, que en su estructura también haya amianto.

Y para trabajar (empujar, reclamar y exigir, que ya sabemos cómo van estas cosas de las reivindicaciones) para que la Conselleria priorice las obras en estos edificios, se han unido padres y madres, educadores, sindicatos y otras entidades sociales, constituyéndose la Plataforma “Fibrocemento, no gracias”, ya que el amianto no es ninguna broma y la salud debería ser lo primero. 

http://www.elperiodic.com/opinion/picos-pardos/5354_fibrocemento-gracias.html

 

Sobre l'autor