08/06/2015 / CAVE COVA / VALENCIA / – La ciudadanía lo merece Por María José Navarro

 

2012-10-22_IMG_2012-10-22_11_29_08_fotosexternas_20121020_164157

elperiodic.com – 07/06/2015

A 15 días de las elecciones que han llevado a configurar un nuevo e ilusionante panorama político, nos encontramos ante lo que parece un “remake” de la campaña, con intervenciones y declaraciones de todos los partidos afianzando sus diferentes posturas: los unos diciendo con quién sí o con quien no van a pactar y los otros saliendo a la palestra con discursos cargados de resentimiento y con la intención de causar miedo a la ciudadanía, ejemplo claro lo tenemos en las palabras del presidente del Gobierno ayer, en la rueda de prensa convocada después del encuentro con su homólogo marroquí, en la que aprovechó para arremeter contra los partidos de “extrema izquierda” y los posibles pactos en los que se queda fuera el Partido Popular, tildándolos de antidemocráticos, cuando precisamente las actuaciones de este partido son de todo, menos democráticas… Es lo que tienen las mayorías absolutas.

Como ciudadana votante de alguno de esos partidos “extremistas” no puedo más que sorprenderme por lo que se ha podido escuchar durante estos días.

He llegado a oír que si se iban a comenzar a quemar iglesias y violar monjas… Lo que me daría risa si no fuera por lo triste que me parece que en pleno siglo XXI tengamos esa falta de cultura política y todavía estemos dándole vueltas a ciertas cosas, que dicho sea de paso, de haber tenido una transición diferente a la que tuvimos, se hubieran podido restañar esas heridas que continúan estando latentes.

Los que elegimos votar a la izquierda, en cualquiera de sus tonalidades, queríamos (necesitamos) un cambio.

Un cambio hacia la transparencia.

Un cambio para evitar la corrupción.

Un cambio por y para la ciudadanía, con políticas más cercanas, más humanas, más participativas…

Y esperamos que, a pesar de esos pactos que han de darse, a pesar de todas las dificultades, los partidos de izquierda sean capaces de llegar a acuerdos pensando en los ciudadanos y ciudadanas que ha apostado por ellos, sin más. Sin puñaladas traperas, sin protagonismos, sin medallas, sin etiquetas…No lo entenderíamos de otra manera.

La ciudadanía se lo merece.

 

 

Sobre l'autor